El USS Oriskanny

El 17 de Mayo de 2006, los americanos hundieron el USS Oriskany para convertirlo en   uno de los mayores arrecifes artificiales.

El “USS Oriskany” es el primer barco de guerra que se transformó en arrecife, luego de que detonaran sobre él varias cargas explosivas cerca de las costas del estado de Florida, frente al Golfo de México.

novedades_barco_oriskany3

El USS Oriskany (CV/CVA-34) fue un portaaviones de la clase Essex completado, poco después de la Segunda Guerra Mundial, para la Armada de los Estados Unidos.

Operó principalmente en el Pacífico en la década de 1970, ganando dos estrellas de combate por su servicio en la Guerra de Corea y cinco por el servicio en Vietnam. En 1966 uno de los peores incendios a bordo desde la Segunda Guerra Mundial estalló en Oriskany cuando una bengala de magnesio se encendió accidentalmente, cuarenta y cuatro hombres murieron en el incendio.

Fue dado de baja en 1976 y vendido para su desguace en 1995, pero fue re poseído en 1997 debido a la falta de progreso en el desguace. En 2004 se decidió hundirlo como arrecife artificial frente a las costas de Florida en el golfo de México. Después de mucha revisión ambiental y saneamiento para eliminar las sustancias tóxicas, fue hundido cuidadosamente en mayo de 2006, asentándose en posición vertical a una profundidad accesible para el buceo recreativo. A partir de 2008 el Oriskany es el buque más grande jamás hundido para hacer un arrecife.

El evento de su hundimiento fue un acontecimiento nacional el cual fue retrasmitido por casi todos los telediarios del país. En el vídeo se observa que un bote iba en cubierta y sobrevive al hundimiento. Dicho bote era el que llevaba todos los instrumentos de control de las detonaciones.

novedades_barco_oriskany6

Es un barco de 276 mts. de eslora, 39 de manga y 9,30 mts. de calado, posee 8 cañones de 127 mm 4 X 2, 32 cañones de 40 mm 8 X 4 y 46 cañones de 20 mm, además de 8 calderas, 4 turbinas de vapor  y contaba en su momento con la modesta potencia de 150.000 HP que le permitían alcanzar una velocidad de hasta 33 nudos con una autonomía de 20.000 millas náuticas viajando a 15 nudos, podía albergar 3460 miembros en su tripulación y entre 90 y 100 aeronaves.

“Es un poco triste”, dijo el piloto retirado de la Armada Stuart Reynolds, quien en la guerra de Vietnam condujo aviones que partieron desde el “Oriskany”, mientras –desde una de los cientos de lanchas que navegaron el Golfo de México para presenciar el acontecimiento– lo veía hundirse. “Pero ahora tiene una nueva vida. Es mejor así que desguazado para navajas de afeitar”, agregó.